armando romero

 

 

1214262_900_400

Las decisiones que tanto se nos reprochan

– escribió Billaud-Varenne – “la mayoría

de las veces no estuvieron en nuestras

intenciones dos días antes, y aún hasta

el día anterior de los hechos: sólo la crisis las indujo.”

 

 

Al estudiar en profundidad las causas, que generalmente son hilos invisibles, que impulsan a las revoluciones […] podemos definir algunos conceptos que son comunes. Ante las crisis políticas, económicas y de tiranía, desde las elite intelectuales de los pueblos, emergen movientes de ciudadanos, que propician cambios revolucionaros. Donde el motor fundamentar, para lograr los objetivos de cambios radicales, es el movimiento obrero, campesino y otras fuerzas sociales emergentes. Sin estos componentes, no hay revolución posible.

 

La Historia no se ha librado de esta revisión universal. Ya no hay una sola de sus fases de la cual podamos decir que es conocida con certeza. Lo que parecía haber sido definitivamente adquirido, hoy resulta cuestionado. Y es positivo, que seamos capaces de cuestionar todo, lejos de todo dogmatismo y sectarismo que caracterizaron el llamado “mundo de socialismo real”. Que con la muerte de Lenin se alejaron del pensamiento ideológico, que genero la evolución de octubre.

 

La antigua evidencia ha demostrado estar lejos de ser impecable. La fe en dogmas que alguna vez fueron considerados sagrados, se ha sacudido. La reciente literatura sobre la Revolución Rusa, Francesa y la propia revolución cubana, son objeto de cuestionamientos, de replanteamientos, que van más allá, de culto ideológico […] se han abierto nuevos espacios del debate históricos, de esas revoluciones, que marcaron el mundo.

 

Habiendo establecido interrelaciones, los hombres se muestran cada vez más renuentes a sacar conclusiones. El Che decía hay que cuestionarlo todo, ser irreverente en el discurso y el la acción.

 

En la revolución francesa, que fue el espejo donde se miraron otros pueblos […]

Los héroes de esta revolución, hoy están cuestionamiento, surgen preguntas, si el nuevo estado de cosas que siguió al antiguo régimen no se hubiera establecido, sin violencias, en el transcurso de una civilización progresiva. Los resultados obtenidos ya no parecen condecirse ni con su costo inmediato, ni con las consecuencias más remotas que la Revolución indujo a partir de las posibilidades de la Historia.

Se hace imprescindible una comprensión más profunda de las influencias ancestrales, de las leyes que gobiernan las acciones de las masas, de los datos relacionados con la disgregación de la personalidad, del contagio mental, de la formación inconsciente de creencias, y de la distinción entre varias formas de lógica […] parte de ese consciente colectivo de las masas. Los grandes eventos que configuran el destino de los pueblos – revoluciones, por ejemplo, y el surgimiento de creencias religiosas – son a veces tan difíciles de explicar que uno debe limitarse a una mera constatación.

En ese contexto, podemos distinguir dos hechos contrapuesto: la llamada verdad oficial y la verdad subjetivas de los acontecimientos, que dieron origen a determinados hechos históricos. Las colectividades fijas formadas por los pueblos, no siempre estuvieron conscientes de esos cambios. Las colectividades móviles tomaban partido, y propiciaban un salto cuantitativo en el ese consciente colectivo […] las masas irrumpían en los nuevos escenarios, desatando la insurrección y el cao en la sociedad.

 

En estos últimos meses, el mundo ha sido testigo del llamado fenómeno de los indignados […] la verdad es que no existe lógica racional que condiciona al pensamiento y que antes se consideraba nuestra única guía, existen formas muy diferentes de lógica: lógica afectiva, lógica colectiva y lógica religiosa, que suelen superar a la razón y engendrar los impulsos movilizadores de nuestra conducta. Juntando el sentir de determinada colectividad, surge el estallido social de rebeldía en los pueblos.

 

La izquierda dogmática, que pareciese continuar bajo el paradigma, de lo que fue la ex URSS. Son incapaces de entender estos procesos históricos, y adecuarse a los cambios. De ahí que continua articulando, alianzas con los enemigos del pueblo. Sectores políticamente serviles, a los intereses de modelos económicos.

Al referirse a la revolución francesa, la fraternidad y la libertad que proclamó nunca sedujeron mayormente a los pueblos, pero la igualdad se convirtió en su Evangelio: fue el punto de aplicación del socialismo y de toda la evolución de las ideas democráticas modernas.

 

Al reseñar el contexto histórico de la revolución cubana, se recoge en su seno, los ideales de un socialismo basado en el humanismo, un socialismo liberador de la explotación del imperialismo. Un referente de la rebeldía de los pueblos.

[…] el origen de una revolución puede ser perfectamente racional, no debemos olvidar que las razones invocadas para prepararla no ejercen una influencia sobre las masas hasta tanto no se hayan transformado en sentimientos […] un ejemplo es lo acontecido en Egipto, donde un clamor de cambios, fue ganando espacios en el pueblo y termino con la tiranía, más no con el poder de las clases dominantes.

Cualquiera que sea su origen, una revolución no produce resultados mientras no haya penetrado en el espíritu de la masa. En Cuba la revolución logro consolidad una identidad, sobrevivir a la caída del comunismo en el mundo.

 

En Chile el movimiento estudiantil, logra irrumpir en el escenario político del país, pero no logra generar mayores cambios. Hay nuevos actores sociales, el sujeto histórico no esta definido, ideológicamente no hay un proyecto revolucionario de cambios. La izquierda institucional más bien se adapta, se reacomoda y establece pactos con la concertación. Instrumentalizando a las organizaciones sociales, como ha sido su política de siempre.

 

La fuerza del movimiento estudiantil chileno, ha traído ciertos réditos políticos. El PC potencia la figura emergente de algunos de los rostros estudiantiles. Lo hace bajo el dogma del comunismo histórico, propiciar algún grado de cambio, desde dentro del modelo […] no busca sustituir el sistema y mucho menos propiciar una revolución.

Por su parte desde el mundo socialista, levanta la figura de Giorgio Jackson, apoyado por actores del mundo social […] lanza el autodenominado “…el movimiento Revolución Democrática.” En su manifiesto político se anuncia: “El centro de nuestro proyecto político es la acción basada en una ética de hechos colectivos, por sobre las palabras testimoniales.” […] nada dicen de la responsabilidad histórica de la clase política y en especial de la concertación. Hacen un pacto de omisión manifiesta en ese sentido.

 

[…] “El motor de la revolución democrática será la democracia, vivida en forma simple y concreta cotidianamente…” no hay sustento político en esta frase, más bien obedece a un enmascaramiento de los objetivos reales. De los artífices de este lanzamiento político, que no apunta a las causas estructúrales del modelo, más se adecuan a la clase política, de la cual son parte. La figura mediática de Giorgio Jackson, de Camila Vallejo entre otros líderes estudiantiles, no representan más que los intereses políticos de sus colectividades partidarias. Son actores tan importantes, como los estudiantes secundarios que han dado una lucha sostenida al movimiento estudiantil, el actuar desde la superestructura, con la parafernalia de los medios de comunicación, así resulta fácil proyectar figuras mediáticas de lideres de papel.

 

La prensa obvia el mostrar la realidad del movimiento estudiantil […] en especial de las tomas de los colegios, actores anónimos que hoy sufren el costos de su consecuencia, en la lucha por el fin al lucro en la educación.

No hay que temer en criticar a una Camila Vallejo, a un Giorgio Jackson u otra figura mediática del movimiento universitario […] en Chile, se tiende a ser un culto a la personalidad, parte de esa cultura chovinista y clasista.

 

En estos días, el Estado Chileno arremete contra la lucha de la nación Mapuche. Desde el aparato de inteligencia del gobierno chileno, ven con un potencial peligro. La organización del pueblo mapuche, en especial la capacidad política de la CAM […] La represión actual es de tipo judicial y política, es la persecución política judicial que en el actual escenario socio político y en el contexto internacional se tiende a llamar la judicialización o criminalización de las demandas sociales. El gobierno del empresario Piñera, ve un potencial peligro en la lucha mapuche. Su ministro del Interior Hinzpeter, al mejor estilo del estado de Israel, lanza esta ofensiva represora en contra del pueblo mapuche. El factor sociológico de la temporada estival, ayuda a esos objetivos del gobierno y el estado chileno. En esta fecha, prácticamente no hay capacidad de movilización de la ciudadanía […] los revolucionarios de papel, se tomas vacaciones. No es casualidad que se haya elegido enviar al parlamento la Ley del “Garrote” entre cuatro paredes legislar de espalda al pueblo.

Regresar al inicio