Armando Romero

Corresponsal sin frontera

 

 

 

AjhkAVpCMAAcbR6.jpg large

 

Los últimos accidentes de buses de pasajeros, dejan una vez más al descubierto la total desprotección de los usuarios. Estamos frente a una flagrante colusión de empresarios, que controlan a su antojo y total lucro personal, los servicios de transportes de pasajeros.

 

Las pésimas condiciones laborales de choferes y auxiliares, quienes se hacen cómplices, de esta irregularidades, jornadas extensivas de trabajo, alteraciones del monitoreo de los viajes. Cuantas veces no hemos leído en el panel de los buses […] servicios sin cobertura de red. Esto acontece cuando se retira la tarjeta o es insertada de mala forma, así pueden correr a más de 120 kilómetros por hora, sin ser monitoreados, con la venia del gerente de ruta. El registro de sobrepasos de límites de velocidad no queda registrado, ni las horas reales de conducción de los choferes.

 

La ley establece diversas normas que regulan el descanso: el conductor no puede conducir más de cinco horas y con dos horas de descanso a lo mínimo. Los trabajadores, son los principales responsables del no cumplimiento de las normas. Digamos las cosas por su nombre, irresponsabilidad de profesionales al volante […] hablando por celular mientras conducen, consumiendo alimentos entre sus larga jornadas de conducción, adelantando en zonas no habilitada, corriendo a más de la velocidad permitida […] si un pasajero reclama, se muestran autoritarios y la mayoría de los casos, groseros y prepotentes.

 

Los empresarios del transporte lejos de brindar un servicio de calidad a los usuarios, se coluden para lucrar, abaratando costos en los suministros de las maquinas, con una mantención de buses, que esta lejos de ser la optima, acorde con las normas de seguridad de transporte de pasajeros.

El servicio es el de transporte de pasajero, en ningún caso el de transportar carga. En los controles de carabineros, no se fiscaliza el cumplimiento de esta norma, en carretera vemos buses con acoplado de carga, esto es una acción criminal, por parte de las empresas de buses.

 

La competencia esta regulada por las dos principales líneas de buses, en Chile no existe una política de transporte urbano que refleje una filosofía donde se de prioridad a los sistemas de transportes, donde se prioricen las personas, sobre los bienes de consumo. Los empresarios son los que regulan al mercado a su total arbitrio.

 

Sumado a la mala calidad de los buses, en lo referente a su mantención y estándar de sus servicios. Las especificaciones de los vehículos suelen ser muy básicas, propiciado el nivel mínimo aceptado para la comodidad de los pasajeros. Los buses carecen de rampas para minusválidos, no se facilita el acceso a personas discapacitadas.

 

Dentro de la lógica de la economía de mercado, resultaría adecuado licitar recorridos interurbanos, con reglas claras y una regulación de las tarifas. Estableciendo una fiscalización por parte del Estado, asegurando el acceso a los servicios públicos de transporte.

En Chile existió una adecuada red servicios de trenes, la cual fue desafectada en la época de la dictadura, beneficiando a empresarios del transporte de pasajeros y de carga.

La implementación de servicios interurbanos de trenes, daría accesos a un mejor servicio a los usuarios, ofrecería alternativas de competencia, mejorando la calidad de los servicios y estándar de mantención. Terminando el monopolio de los empresarios de buses interurbanos. De ahí la importancia de la competencia, El monopolio y oligopolio de por si, son contraria a la libre competencia.

 

Otro tema no menor, es la infraestructura de los terminales de buses interurbanos, que no está dotarlos de estándar de calidad de servicios, planificación urbana acorde con las características del plano regulador de las ciudades y vías de acceso expedito para los usuarios. El mejor ejemplo son los terminales de Santiago, con altos índices de contaminación y congestión vehicular.

En Chile se hace urgente una política de transporte urbano, donde se consagren los derechos de los usuarios, a un buen servicio, modelos sustentables de máxima seguridad para los buses, con alternativas de accesos público a los servicios de pasajeros. Termina con el monopolio de los empresarios, que han liquidado toda competencia, anexando extintas empresas, con prácticas desleales de competencia.

 

Separar el ámbito privado, del servicio publico. Ministro de Transporte Pedro Pablo Errázuriz fue asesor de Tur Bus 2009 -2010

 

 

4

Regresar al inicio