SER Pareja un complemento del amor, donde crece juntos, si podemos definir la paraje ideal, bueno eta sería lo más cercano al amor.

 

En el polémico y complejo tema de La Pareja Ideal, bien que se trate de fortalecerla, rescatarla, encontrarla o simplemente disfrutarla, se suele usar la expresión “Yo TENGO Pareja”, o “Ella (o Él) ES mi Pareja”, denotando con esto que la otra persona, es “una especie de propiedad“, y a veces peor, cuando se deja entrever que una de las personas está bajo el control del la otra…

 

Usted  se puede preguntar en este momento ¿cuál sería la diferencia en el Amor de Pareja con el modo de referirse a ello? y qué impacto podría tener uno de estos términos en la felicidad y paz que derivan de las Relaciones de Pareja. Pues definitivamente la construcción y mantenimiento de La Pareja Ideal, y el grado de bienestar y felicidad que producen, dependen fundamentalmente de uno de tres modos de concebirla, que corresponden precisamente a Tres Niveles de Evolución de las Relaciones de Pareja:

 

Es importante destacar que en cada nivel nos referimos a un verbo que denota acción, y por consiguiente, cada concepción que se tenga según el nivel, implicará acciones (y resultados) diferentes en las Relaciones de Pareja.

 

TENER PAREJA: Cuando se refieren a las Relaciones de Pareja con este verbo, queda tácita la percepción de “propiedad“, como algo que le pertenece a la persona. Y en efecto, ¿cómo actúa Usted respecto a “algo que le pertenece”. Ciertamente suele ser bidireccional esta percepción, es decir, que la pareja asume que “Tú me perteneces a mi, y Yo te pertenezco a tí”. El punto es que cuando se concibe a la relación en términos de propiedad (TENER), se cultiva el terreno de los celos, la desconfianza, las luchas por el poder (en todos los aspectos que conforman la Pareja).

 

Esto dificulta la posibilidad de diálogos abiertos y comprensivos, toda vez que se tiende al enfrentamiento (no necesariamente peleas) y a la intención de imponer Creencias y Valores personales al otro, lo que en definitiva atenta contra la libertad y la paz, y en general vulnera las Relaciones de Pareja.

 

Comience a tratar a su pareja como trataría a un socio de negocios, o como al compañero de un equipo deportivo, o como el aliado de un proyecto personal. Las Relaciones de Pareja son esencialmente eso: acuerdos para lograr beneficios juntos, combinación de talento y esfuerzo para disfrutar el triunfo de ambos, y compartir ideas y experiencias para proyectarse hacia un futuro mejor y más grato…

 

ESTAR EN PAREJA: Cuando se verbaliza esta percepción de La Pareja Ideal, ya se han dejado atras las intenciones de imponerse al otro, SÍ Y SÓLO SÍ, este término (ESTAR) deja de ser mera palabra y corresponde más bien a una concepción consiente y aceptada (mutuamente) que La Pareja Ideal es un proceso de construcción compartido, cotidiano y permanente. No obstante la evolución en este nivel (sin enfrentamientos), queda por delante el reto de lograr acuerdos, lo cual pasa por compartir Expectativas y Percepciones (ver artículo anterior), lo que a su vez obliga a manejar una estrategia comunicacional más efectiva, y a mejorar el arte de escuchar con humildad.

 

Conversar mucho para establecer acuerdos, tanto para las cosas que ambos comparten, como para las que no, sin quitarle la libertad al otro, y practicando el arte de confiar. Asegúrense de manejar una buena estrategia comunicacional.

 

SER PAREJA: Este verbo implica lo más elevado del Amor de Pareja, de hecho, es fácil notar que muy pocas personas se refieren a su pareja con expresiones como: “Yo SOY la Pareja de Ella (o Él)”, o “Nosotros SOMOS Pareja”. Vivir el Amor de Pareja bajo esta verbalización (SER) implica una concepción activa de la relación, donde las acciones son conjuntas pero libres (Interdependencia), sin controles ni imposiciones, sin mentiras y sin engaños, con absoluta certeza de que la persona a su lado es la persona a la que Usted ha decidido ofrecerle su compañía, y viceversa, lo más valioso que se puede dar en una pareja: su tiempo y su presencia. Este es el terreno de dar por el solo hecho de dar…. es la verdadera materialización del Amor de Pareja.

 

Comiencen a ser creativos en la relación, descubran cosas nuevas (para ambos) que les resulten gratas y apasionantes, ocúpense y apóyense de desarrollarlas en conjunto, esos sí, asegurándose de mantener espacios de independencia total para cada cual. la libertad consensuada fortalece las Relaciones de Pareja.

 

Finalmente es importante decir, que aunque estos tres niveles tienden a desarrollarse de manera natural con el tiempo y la convivencia, cuando maduramente se superan los aspectos que los identifican (se comienza a pasar de TENER a ESTAR y luego a SER, en base al aprendizaje que la misma relación va produciendo), es posible “ganarle esa carrera al tiempo” e incluso comenzar a desarrollar en paralelo estos tres niveles, sólo con poner en práctica estos tres simples consejos, y ya verá Usted como comenzara a construirse progresivamente La Pareja Ideal…al menos en imaginario del amor de pareja.

 

juntos

Regresar al inicio