soldadosmente

08/02/2012 Los últimos avances de la neurociencia podrían ser aprovechados por los militares y por las fuerzas del orden para llevar el uso de armas a un nivel de interacción difícil de imaginar. ¿Qué tal eliminar las manos como intermediario entre el pensamiento y el disparo? Gracias a recientes avances, los soldados podrían tener sus mentes conectadas directamente a sistemas de armas.

El magistrado defiende que se cite a declarar a la infanta Cristina

Para ello se tendrían que someter a escáneres cerebrales durante el reclutamiento y tomar cursos de estimulación neuronal para mejorar su aprendizaje.
Estos escenarios se describen en un informe difundido por la Royal Society, la academia nacional de ciencias británica, que también pone de relieve una serie de problemas legales y éticos en las innovaciones que este campo puede aportar.
Dicho informe, publicado por The Guardian, afirma que aunque se espera que el rápido avance de la neurociencia beneficie a la sociedad y mejore los tratamientos para las enfermedades cerebrales y mentales, también tiene aplicaciones importantes en seguridad que deben ser cuidadosamente analizadas.
El presidente del grupo de trabajo del informe, Rod Floc, afirma que "la neurociencia tendrá un mayor impacto en el futuro", ya que la gente puede ver una gran cantidad de posibilidades en ella, pero hasta el momento muy pocos se han abierto camino a través de su uso efectivo.
Muchos científicos permanecen casi ajenos a los usos duales de su investigación, pero algunas técnicas usadas ampliamente en la neurociencia están a punto de ser adoptados por los militares para mejorar la formación de los soldados, pilotos y demás personal.
Un creciente cuerpo de investigación sugiere que el pasar débiles señales eléctricas a través del cráneo, mediante la estimulación transcraneal de corriente directa (tDCS), puede mejorar el rendimiento de la gente en algunas tareas.
Un estudio citado por el informe describió cómo los neurocientíficos estadounidenses emplearon tDCS para mejorar la capacidad de las personas para detectar bombas en las carreteras, francotiradores y otras amenazas ocultas en un programa de realidad virtual de formación utilizado por las tropas de Estados Unidos con destino a Oriente Medio.
"Los que tenían tDCS aprendieron a identificar los objetivos mucho más rápido", dijo Vince Clark, un neurocientífico cognitivo y autor principal del estudio en la Universidad de Nuevo México. "Su precisión era el doble de rápida que los que tenían la estimulación cerebral mínima".

EFE

Regresar al inicio