Armando Romero

 

 

 

 

foto 0000003020131224185638 

El pasado 25 de diciembre, navidad para el mundo cristiano, a los 73 años la luchadora ñaña emblema de la resistencia frente a Endesa, murió ahogada en la represa Ralco que combatió desde 1998.

De diferentes rincones de wallmapu, llegaron comunidades del pueblo mapuche, personas de todas partes de Chile se han hecho presente, para rendir homenaje y reconocimiento a Nicolasa Quintremal, una mujer sabía que supo enfrentarse con dignidad y corajes a la transnacional empresa de ENDESA.

Hoy al transcurrir el tiempo, dan una oteada a esos años, a la valiente lucha por impedir el genocidio cultural, como no recordar las manifestaciones y corte de camino, en una última resistencia del pueblo mapuche...el gobierno ordenó la inmediata represión, la persecución y aplicación de la Ley antiterrorista, como en los mejores tiempos de la dictadura. Los mismos políticos de ayer, los mismos de hoy, serviles a los amos del dinero.

Nicolasa Quintremal supo desde el primer momento, que esos señores que ofertaban el oro y el moro, eran poderosos y que el Presidente les daba todo el favor a los empresarios.

 

Fue una lucha desigual, donde el gobierno ejerció su autoridad, no para defender los derechos de los pehuenches, sino todo lo contrario.

Un documental filmado cuando ya todo estaba consumado, logro plasmar con gran nitidez la realidad de esa lucha y como el Estado chileno, avalaba el genocidio cultural... Apaga y vámonos es la historia filmada del asedio al pueblo mapuche-pehuenche y del fin progresivo de sus comunidades. Los indígenas que resistieron durante trescientos años a la colonización española y que sobrevivieron a la República de Chile, se ven perseguidos por la democracia, que permite que se inunden sus territorios, sus cementerios, sus casas, su pasado. Los que se rebelaron pueblan las cárceles bajo acusación de terroristas. Los gobernantes y los poderosos hacen oídos sordos, o peor aún, se involucran en dudosos juicios con testigos que esconden el rostro y en los que se aplica la funesta ley antiterrorista decretada por la dictadura. 

El equipo catalán junto a un guionista francés (Clément Darasse) arribó a Chile a principios de junio de 2004, –“un grupo muy profesional e impecable”- que los acompañarían durante un mes de filmación (en formato de cine). “Llegamos en un momento muy especial. Era el final de una lucha. Empezaban, por entonces, a llenar la represa inundando los cementerios indígenas sin autorización”, relata el director y co-guionista Manel Mayol. Desde el Ministerio del Interior se ordenó intervenir sus teléfonos, y fueron objeto de seguimiento por parte de las policías.

La prensa mostro el tema como un conflicto generado, por la oposición de grupo ecologistas y las hermanas Quintremal, desinformando a la opinión pública, de las irregularidades y el intervencionismo del gobierno. –Un ejemplo de esta prensa fue el diario La Tercera “Tras permanecer por más de 18 horas cortado el camino público que une Ralco con Guayalí, en el Alto Bíobio, por un centenar de Pehuenches que bloqueó la ruta a la altura del puente Maya, carabineros logró ayer -cerca de las 19 horas- despejar la vía, registrándose violentos enfrentamientos que culminaron con más de una veintena de indígenas detenidos, muchos de ellos presuntamente heridos.”

Conocida es la defensa a capa y espada del ex Presidente Frei al proyecto de Ralco. En la inauguración de la hidroeléctrica en septiembre de 2004 volvía a referirse a los beneficios que la central aportaría al país, se mostraba casi eufórico y alegre...de seguro tenía sobradas razones para ello...

 

Enumerar la descarada intervención del gobierno chileno, a favor de ENDESA, se podría resumir:  los numerosos informes técnicos de la propia administración del Estado que fueron obviados, pasando por la interpretación sui generis de la Ley Indígena y la remoción de su cargo de Mauricio Huenchulaf Cayuqueo, dirigente mapuche y director de CONADI (Corporación Nacional de Desarrollo Indígena), hasta la negativa del Gobierno a asistir y proteger a los más débiles en el proceso de las negociaciones de permuta con los pehuenches y la clara política de intervención a favor de Endesa. 

“En el momento de la inauguración de la represa, el noventa y ocho por ciento de chilenos tenía electricidad y uno se pregunta para qué esta represa. Para generar más industria, potenciar una máquina que se lo come todo y explotar a más gente cargándose el río hasta Concepción. Dicen que es en favor del progreso del país, pero muchos pensadores se replantean el concepto del progreso”

El director del filme cuenta, casi entre risas, por lo absurdo de la anécdota, que conservan los archivos de unas imágenes de 1997 en las que un representante de Endesa anuncia en tono apocalíptico frente a todas las televisiones chilenas que si Ralco no se construye las cámaras que lo están filmando no podrán filmarlo en el futuro porque no habrá electricidad para cargar las baterías. “¡Es una mentira absoluta! ¡Pero si hemos estado filmando con baterías!”, señala.

 

“En Chile hay un problema energético, pero en Chile hay electricidad. Ralco es la tercera represa más grande del mundo. Y no servirá para iluminar la casa de una pobre viejecita en Santa Bárbara. Para lo que va a servir es para dar energía a todas las multinacionales que se instalan en Chile y en América Latina”, continúa el director, y explica que el documental no pretende ser ni etnicista ni estrictamente ecologista, sino más bien un filme que refleje la recolonización de América Latina y la “injusticia casi cósmica”.

 Uno de los aciertos periodísticos de la película se logra precisamente cuando el abogado Roberto Celedón señala en cámara que Endesa adquiere una particular importancia para el Gobierno chileno cuando Martín Villa, presidente de ENDESA, se reúne en Londres con Margaret Thatcher para intervenir a favor de la liberación de Pinochet. En pocos meses el proyecto de Ralco, que se encontraba detenido por decisión judicial, vuelve a ponerse en marcha. Un dato histórico no menor, que los medios de prensa chileno obviaron.

 

Este conflicto, que califico la prensa chilena, estaba motivado por la violación grave de su derechos comunitario y por vicios legales de consentimiento que pueden ser incluso catalogados de fraude como ha sido documentado por Domingo Namuncura, ex director de la CONADI.

 

foto 0000002520131224185638La papay junto a su hermana Berta, lideraron una lucha desigual contra los poderosos, en esos años al alto del Biobío llegaron diferentes organizaciones y grupos de universitarios, se levantaron campamentos y las ong contaminaron con su asistencialismo a los habitantes pehuenche. Hasta se realizaron costosas campañas publicitarias en defensa del Biobío, publicitas que proyectan su negocio en una causa, interviniendo con campañas como si fuese un producto a vender...hoy vemos otros publicitas que promueven campañas a favor de la causa mapuche.

 

Los pehuenches no se han caracterizado por una organización comunitaria fuerte, a diferencia de sus hermano mapuches, por la geografía de sus territorios, por su historia han vivido de la tierra, han sido intervenido por el Estado chileno y sus tierras usurpadas... a pesar del avasallase que han sometido, su cultura ha logrado sobrevivir y ser transmitida de generación a su descendencia...el alto Biobío durante décadas los pehuenches cultivaban sus tierras, mantenían en equilibrio ecológico y preservaba sus tradiciones. Gente sencilla que abrían sus casas a los visitantes, un paraje único y de una belleza majestuosa, con un clima duro en invierno, que fue moldeando de la mano de los vientos, el carácter de los pehuenches.

Nicolasa Quintremal nunca pensó traspasar las fronteras de sus tierra, mucho menos ser conocida en otros pueblo...no busco se líder de su pueblo,  sólo defendió lo que le dejaron sus antepasados, en sus humildad y sabiduría alzo su voz y se opuso a vender esas tierra ancestrales.

La Empresa Endesa España estaba representada en Chile por el Abogado Rodríguez Gres que fue fundador del grupo nazi Patria y Libertad y que desde la detención en Londres del General Augusto Pinochet fue el responsable de su defensa jurídica.

 Casualmente el presidente de Endesa España fue condecorado con la máxima distinción del Estado chileno a un ciudadano extranjero a causa de su colaboración para que el General Pinochet retornara a Chile sin ser extraditado a España.

 

 

Para lograr materializar su proyecto, ENDESA aplico sobre la población indígena afectada una política sistemática y permanente para quebrar y desarticular su oposición inicial casi unánime al proyecto, irrumpiendo en las vidas y tierras pehuenches sin consideración alguna con sus costumbres, desconociendo sus modos colectivos de tomar decisiones y ejerciendo una presión intolerable sobre sus miembros...actuando con prepotencia y total desprecio por la cultura ancestral del pueblo pehuenche.

En la concreción de este proyecto hidroeléctrico, ENDESA tuvo el apoyo y la intervención política abierta, categórica y pública del gobierno chileno, de los poderes del Estado chileno y el beneplácito de la clase política criolla.

 

dsur990308Yo seré pobre, seré como seré, pero no me moveré de donde me dejaron mis mayores. Yo seguiré donde me crie, donde me nacieron, ustedes se van, vayan a engañar a la gente a otra parte” señalaba Nicolasa. Ralco, "plato de agua" en Mapuzugun, fue el nombre escogido por Endesa para bautizar la represa que destruiría las comunidades de Queupuca Ralco y Ralco Lepoy. La empresa no escatimo artilugios, para engañar y corromper a los habitantes de esos valles.

Así comenzó esta historia de atropellos, amparada en el Estado chileno por medio de la administración de Frei Ruiz-Tagle, íntimo de José Yurazek, el mismo que se apodero del club deportivo Universidad de Chile... en esa época presidente de ENDESA, aliado de los gobiernos de la concertación. Aludiendo a la "crisis energética" impulsada por las grandes mineras consumidoras de electricidad, lograron concretar un lucrativo negocio.

A todo este poder económico se enfrentaron las hermanas, combatiendo la barbarie del capitalismo a ultranza, las  Quintreman, Berta y Nicolasa, se negaron al  pahuil, o agua estancada que simbolizan putrefacción y malos espíritus, haciendo huelgas de hambre y llegando incluso a La Moneda con un discurso claro y radical manado de la más pura autenticidad en la defensa de su hábitat: "Ni muertas nos sacan de nuestras tierras". Viajaron fuera de Chile a denunciar esta brutalidad  acometida por la transnacional.

El informe forense señala, Asfixia por inmersión. Nicolasa con sus ojos cegados por el glaucoma, cayó a las aguas de central Ralco, ahí donde sus padres, abuelos y demás parientes muertos la esperaban sumergidos, en esos cementerios de sus antepasados, que fueron ultrajado...recorrer sus últimos pasos por sus tierra, de seguro con esa tristeza que la sobrecogía, de comprobar que todas esas promesas de los rábulas del dinero, solo fueron cuencas de vidrios sin valor.

 

Un hecho trágico y paradojal que nos hace pensar en los siglos de dominación de los pueblos originarios que claman justicia frente a la usurpación de sus tierras y la completa indolencia del Estado chileno... este pueblo nos da lecciones de dignidad, de amor por la naturaleza, por las cuestiones fundamentales y sencillas que constituyen la vida.

Nicolasa murió ahogada por el mismo proyecto que inundó las tierras de sus abuelos y pasó encima de cementerios Mapuche, cementerios donde ella no pudo ser enterrada. Viene a la memoria la histórica marcha de Temuco a Valparaíso en donde las comunidades marcharon junto a la nación Chilena en defensa de los recursos hídricos de este país llamado Chile

-¿Por qué no ha aceptado permutar?

 

-Porque no me interesa el dinero, ni una casa con cocina. Tengo mi lugar, mi fogón y mi tierra para trabajarla. Tampoco quiero la luz que ofrecen, para eso tengo el sol...con eso estoy bien. Además, la represa no mejora la calidad de vida como dice el Presidente. Sacar a una persona como un animal a un lugar que no le sirve, que no conoce, eso no es calidad de vida. Vivir bien, es permanecer en la misma casa donde nací. La tierra nos pertenece, tenemos que cuidarla igual que a la madera, al nativo, al río y al pasto donde comen chanchos, ovejas y chivas.

 

- ¿Cómo ha cambiado su vida?

 

 

-Mucho, porque antes estábamos tranquilos, en paz, dormíamos bien. Ahora ni trabajamos por andar defendiendo lo propio. Esto es una ruina muy grande. Ahora el ruido y la gente molesta, pero no me voy a ablandar como el resto, mi futuro será siempre el mismo, no lo voy a cambiar. Moriré en mi tierra.Nicolasa-Quentriman.pg.jpg

Regresar al inicio