SEPTIEMBRE SE LLAMA ALLENDE

 

 

 

 

 

  Armando Romero

 

 

Para matar al hombre de la paz

para golpear su frente limpia de pesadillas

tuvieron que convertirse en pesadilla,

para vencer al hombre de la paz

tuvieron que congregar todos los odios

y además los aviones y los tanques,

para batir al hombre de la paz

tuvieron que bombardearlo hacerlo llama,

porque el hombre de la paz era una fortaleza

Para matar al hombre de la paz

tuvieron que desatar la guerra turbia,

para vencer al hombre de la paz

y acallar su voz modesta y taladrante

tuvieron que empujar el terror hasta el abismo

y matar más para seguir matando,

Mario Benedetti

 

                         mail.google.com                                                                                                                                                                                                               

 

  

Este mes de septiembre, cargado de alegrías y pesares […] fuimos parte de una generación, que alegremente quería construir, esos sueños de justicia social, nos sentíamos por primera vez dueños de nuestro futuro, nuestras conciencias germinaban, al calor de las ideas y la convicción de luchar, por esos ideales de paz y de justicia social. Participábamos con entusiasmo,  con alegría y una suerte de ingenuidad, que nos costó caro, esa osadía de creernos dueños de nuestro destino.

Las décadas de los 60 y 70 trajeron el nacimiento de una conciencia social innata, que fuimos forjando en el combate del día a día. Educando esa conciencia social del hombre nuevo. Más no todos tuvieron preparado, cuando hubo que pasar de la praxis, a la contingencia revolucionaria, para defender los espacios conquistados, por la vía electoral.

 La contradicción fue brutal, muchos adoctrinados en el reformismo, se dejaron vencer, antes de comenzar la batalla. Ese error del PC a parar  la guerra civil, término por desarmar al pueblo, la táctica de la pacificación, sólo sirvió para fortalecer, a los golpistas, que vieron después de 29 de junio, el camino libre para lograr sus objetivos.

Allende de seguro, esa mañana  del martes 11 […] supo leer acertadamente, los acontecimientos históricos, haciéndose cargo de los errores y dando un salto al futuro, con su ejemplo de luchar y no rendirse. Un estadista y revolucionario consecuente, en su discurso y acción.

Hoy los nuevos sujetos históricos, comienzan a transitar por esas grandes alamedas […] los estudiantes han abierto, esos espacios de lucha y construcción de organización popular. Una generación, dotada de una conciencia social, una generación no contaminada y capaz de exponer firmemente sus términos y plantear sus demandas. Por sobre, los intentos de instrumentalizar políticamente al movimiento, está esa autonomía y rebeldía de los marginados.  Los postergados, los “huachos” […] los hijos de ese latido insurreccional, que no logro germinar en nuestros años de juventud.

 Hoy son esta generación, la llamada a desatar esos vientos de justicia social y construir ese Chile, de las igualdades para todos […] los sueños, son parte de ese estallido social,  que está a las puerta, y que aterra a esta clase política corrupta.

En este mes, donde se enaltecen supuestos valores patrios, chovinismo puro […] no hay nada que celebrar, cuando la miseria golpea el rostro de muchos chilenos, mapuches […] cuando vemos a diarios, niños y adolescentes sin futuro. En un modelo neoliberal depredador por excelencia. Pobreza e inequidad: “Es una diferencia tan grande como antes”, son vocablos comunes en Chile hace decenios. En vísperas de las celebraciones por el Centenario, en 1910, Luis Emilio Recabarren aseguraba que los pobres no tenían nada que celebrar. “Esta parte del pueblo -la más numerosa desgraciadamente- nada tiene de qué regocijarse”, recoge el texto “Ricos y pobres”. “¿Podremos regocijarnos  de que a los 100 años de vida republicana nos encontremos en condiciones tan indignas?”, pregunta.

En el tema de la educación, el gobierno del empresario Piñera, se pretende ahondar el endeudamiento de las familias chilenas, la persona queda cazada por un largo tiempo en una deuda que tiene que ir pagando. Es otra forma de lo que Recabarren llamaba la degradación de la pobreza. La miseria actual sigue ultrajando. Aunque parece mucho menos dura, solo es una apariencia”. Se nos somete a un modelo, que nos sólo es cruel, sino hasta perverso intrínsecamente. En beneficio de una capta privilegiada, que se sienten dueño del destino de los postergados y marginados de las “bondades” del modelo.

  1295277 900 400

 

Regresar al inicio